Vacunas contra el VIH

¿Qué es una vacuna?

Una vacuna ayuda al organismo a aprender a combatir las infecciones y controlar las enfermedades. Ninguna epidemia importante causada por un virus ha sido detenida sin una vacuna. Una vacuna contra el VIH ayudaría a evitar que una persona se infecte por el VIH o puede controlar la enfermedad en caso de una infección. Ahora mismo, no existe ninguna vacuna para prevenir el VIH y aún no existe cura para el SIDA. Las vacunas que se están evaluando solo se utilizan en estudios de investigación.

Si bien aún no existe una vacuna contra el VIH, cada nuevo descubrimiento de las investigaciones ayuda a guiar los futuros esfuerzos. En 2009, una vacuna probada en Tailandia logró disminuir la cantidad de nuevas infecciones por VIH en casi un tercio. Esto nos da esperanza de que un día los investigadores descubrirán una vacuna que sea segura y eficaz para todos.

¿Cuál es la diferencia entre una vacuna preventiva contra el VIH y una cura para el SIDA?

Una vacuna preventiva contra el VIH evitaría la infección en una persona que aún no tiene VIH. Una cura para el SIDA eliminaría el virus del organismo de una persona que ya está infectada. El objetivo a largo plazo es desarrollar una vacuna que proteja a las personas de todo el mundo frente a la infección por VIH. Sin embargo, incluso una vacuna que proteja solo a algunas personas sería de gran utilidad. Dicha vacuna podría disminuir la cantidad de personas infectadas por VIH, lo cual disminuiría la cantidad de personas que pueden transmitir el virus a otras.

En la actualidad, las personas infectadas por VIH pueden realizar un tratamiento antirretrovírico para ayudar a controlar el virus y evitar su progresión al SIDA completamente desarrollado. Este tratamiento, que implica tomar una combinación diaria de fármacos, ayuda a las personas a conservar su bienestar durante más tiempo, pero no es una cura. Los tratamientos son complejos y costosos, y algunas veces pueden provocar graves efectos secundarios. También es necesario que las personas tomen comprimidos a diario durante el resto de sus vidas.

¿Puedo contagiarme de VIH debido a la vacuna?

No. Las vacunas preventivas contra el VIH evaluadas en seres humanos no utilizan el VIH real, que es cómo se fabrican otras vacunas (como la antigripal). Por el contrario, las vacunas preventivas contra el VIH se crean con genes o proteínas similares a las presentes en el virus real, pero que se fabrican en un laboratorio. No tienen todas las partes funcionales del virus real del VIH necesarias para provocar una infección.Las vacunas empleadas en estos estudios de investigación no pueden administrarse a personas con VIH.

¿Las vacunas podrían ayudar a quienes ya están infectados por el VIH?

Los investigadores también buscan determinar si las vacunas contra el VIH podrían ayudar a quienes ya están infectados por el VIH. Las vacunas empleadas de esta forma se llaman vacunas terapéuticas. Si resulta eficaz, una vacuna terapéutica enseñaría al organismo a controlar la infección por VIH, de forma tal que la progresión de una infección por VIH a un SIDA completamente desarrollado sucedería de forma mucho más lenta, o quizás incluso podría detenerse. No sabemos si una vacuna que resulte eficaz para prevenir la infección por VIH también podría ser terapéutica. Es posible que puedan necesitarse distintos tipos de vacunas para prevenir el VIH y para tratarlo. Los investigadores trabajan para desarrollar y evaluar ambos tipos de vacunas.

¿Por qué se demora tanto en crear una vacuna contra el VIH?

Más de 25 años para desarrollar una vacuna contra el VIH podría parecer mucho tiempo, pero la mayoría de las vacunas que utilizamos en la actualidad tardaron al menos 30 años en desarrollarse.

El VIH es un virus engañoso. Puede "ocultarse" para que el sistema inmunitario que protege al organismo no lo detecte. Asimismo, existen muchos tipos diferentes de VIH en todo el mundo, y el virus cambia rápidamente, incluso dentro de una misma persona infectada. Debido a esto, los investigadores trabajan para crear vacunas que ataquen a las partes del virus que son más frecuentes y que son menos propensas a cambiar con el tiempo.

Conozca a quienes marcan una diferencia en la investigación sobre la prevención del VIH.